INTERVENCIONES DE ENFERMERÍA ADAPTADAS A PERSONAS MAYORES EN EL MANEJO DE ESTAS EN LOS SERVICIOS DE URGENCIAS

Beatriz Braña Marcos

EAP EL Llano. Gerencia de área Sanitaria V.

Servicio de Salud del Principado de Asturias.

Referencia: Intervenciones de enfermería adaptadas a personas mayores en el manejo de estas en los servicios de urgencias. Best Practice Information Sheet for health professionals. 2011; 15(16):1 - 4. Disponible en:

http://www.evidenciaencuidados.es/BPIS/PDF/2011_15_16_BestPrac.pdf

RESUMEN

Introducción

Las personas mayores (>65 años), que frecuentemente experimentan múltiples necesidades fisiológicas, psicológicas y sociales, son grandes usuarios de los Servicios de Urgencias. Sin embargo el entorno de estos servicios no siempre es óptimo para para recibir respuesta a sus necesidades de atención fundamentales (hidratación, nutrición, eliminación, termorregulación, manejo del dolor, etc.). Por otra parte, el entorno de los Servicios de Urgencias puede ser desconcertante para aquellos que, además, experimentan problemas cognitivos o sensoriales, agravando los problemas potenciales.

Los largos periodos de espera para ser atendidos en mobiliario diseñado para estancias cortas, altos niveles de ruido y largos periodos de separación de cuidadores y familiares pueden tener un impacto negativo significativo en los pacientes mayores.

Garantizar un entorno físico seguro y cómodo, así como la prevención del deterioro en la salud y calidad de vida en la personas mayores, ha sido descrito como un aspecto importante en el desarrollo de cuidados de calidad.

Los Servicios de Urgencias requieren de profesionales formados e informados sobre cuáles son las intervenciones y modelos de atención más beneficiosos para los pacientes mayores.

OBJETIVO

El objetivo de este Best Practice Information Sheet (BPIS) es presentar la mejor evidencia disponible en relación con las intervenciones de enfermería adaptadas a las personas mayores para su manejo durante su estancia en el SU (SU).

TIPOS DE INTERVENCIÓN

Se consideraron la intervenciones de enfermería específicamente dirigidas a la mejora de la comodidad, nutrición, hidratación, vigilancia de zonas de presión, control del dolor y la comunicación de las personas mayores durante su estancia en el SU.

CALIDAD DE LA INVESTIGACIÓN

Se incluyeron un total de 16 artículos: 1 ensayo controlado aleatorizado simple ciego, 1 estudio cuasiexperimental, 7 artículos de opinión de expertos y 7 sobre políticas sanitarias. Los 14 documentos de opinión presentaban diferentes niveles de calidad y solo se incluyeron aquellas recomendaciones para mejorar la práctica que eran pertinentes para la revisión.

RESULTADOS

Datos cuantitativos

Un estudio cuasiexperimental, sobre 49 personas de edad avanzada (media de edad de 81,2 años) con signos /síntomas de malestar (frío, dolor, insomnio, ansiedad o inquietud), examinó el efecto de proporcionar mantas en su nivel de comodidad, encontrando resultados positivos al respecto.

Un ensayo controlado aleatorizado simple ciego sobre mayores de 65 años, aleatorizó 139 pacientes a permanecer en una camilla o a transferirse a una silla reclinable y evaluó secuencialmente su nivel de dolor y satisfacción con la camilla y con la silla. Sus resultados apuntaron a una reducción del dolor y un aumento del nivel de satisfacción significativos en el grupo de la silla.

ADatos cualitativosa

A partir de los 14 artículos de opinión se identificaron un total de 39 hallazgos, que fueron categorizados y posteriormente sintetizados en dos conclusiones:

1. Los Servicios de Urgencias pueden ser un entorno extraño y desafiante para las personas mayores.

2. Las personas mayores requieren atención de enfermería especializada para satisfacer sus complejas necesidades físicas y psicosociales.

RECOMENDACIONES

Este BPIS aporta las siguientes recomendaciones para mejorar la atención de las personas mayores durante su estancia en el SU:

- Proporcionar áreas separadas y tranquilas que respeten su dignidad y privacidad y que contengan o proporcionen acceso, siempre que sea posible, a (GRADO B): Sillas reclinables, camas con colchones antiescaras, grandes relojes de pared y calendarios, iluminación suave, cortinas que mantengan privacidad, ayudas visuales/auditivas para personas discapacitadas, botón de llamada, bandejas de fácil manejo, carro para bebidas calientes y frías, material de lectura, música o de estimulación táctil, inodoros elevados, teléfonos móviles, temperatura ambiental para mantener el entorno confortable y habitaciones con olor fresco y aromático.

- El personal de enfermería puede ayudar a las personas mayores en el SU a través de las siguientes intervenciones adaptadas a su edad cuando sea posible (GRADO B): Proporcionar mantas para las personas que tengan frío o inconfort (salvo contraindicación).

- Llevar a cabo una evaluación nutricional en casos de desnutrición y remitir al Servicio de Nutrición si fuera necesario.

- Proporcionar y ayudar con alimentos y bebidas (Salvo contraindicación).

- Evaluar el dolor en distintas etapas (a menos de una hora de la llegada, a las 6 horas y antes del alta).

- Comunicar al paciente y sus cuidadores la importancia de manifestar dolor y recibir alivio efectivo del mismo.

- Comenzar el tratamiento del dolor en caso de dolor moderado a grave (puntación mayor o igual a 4 en escala 0-10) o registrar por qué no se inició el tratamiento.

- Proporcionar dieta que facilite el tránsito intestinal a pacientes que hayan recibido analgesia opioide.

a) Evaluar el riesgo de úlceras por presión e implementar estrategias de gestión de las zonas de riesgo:

b) Movilización de las personas mayores al aseo.

c) Cambiar la ropa sucia y lavarla si es necesario.

d) Asegurar cambios posturales cada 2 horas de los pacientes encamados (salvo contraindicación).

e) Mantener la cabecera elevada a 30 grados o más y movilizar los miembros inferiores (salvo contraindicación).

f) Aplicar cremas hidratantes en la piel.

g) Eliminar el exceso de ropa de cama debajo del paciente.

- Comunicar abiertamente y proporcionar información de manera sencilla y coherente.

- Optimizar la información para facilitar la accesibilidad a todos los servicios sanitarios.

- Proporcionar información oportuna a los profesionales de la salud que prestan atención directa a las personas mayores en la Comunidad.

COMENTARIO

Los resultados de este Best Practice Information Sheet deben ser interpretados con precaución. Por un lado, no informa detalladamente de los estudios primarios de los que se extraen todas las recomendaciones enumeradas y estos no parecen tener suficiente calidad. Por otro lado, las estrategias identificadas se basan principalmente en prácticas sugeridas y no en resultados de investigaciones rigurosas, tal y como los propios autores reconocen (1).

Los pacientes de edad avanzada presentan desafíos importantes para los profesionales de los Servicios de Urgencias (2). Además de las presentaciones atípicas de enfermedades graves, múltiples comorbilidades, fragilidad y deterioro funcional (3), la presencia de deterioro cognitivo leve o estadios tempranos de demencia, frecuentemente infradiagnosticados, puede minimizar los síntomas y condicionar que un paciente mayor que aparentemente no tiene una enfermedad grave, pueda estar en una situación de riesgo vital que podría pasar desapercibida en la primera atención (2).

Mención especial merece el delirio, un síndrome geriátrico que puede comenzar durante una estancia prolongada en un SU, como consecuencia de deshidratación, del dolor no controlado o de la propia enfermedad aguda que haya condicionado su traslado al SU (2). Su aparición se asocia con mayores tasas de mortalidad, hospitalización prolongada, aumento los costos y aumento del deterioro funcional y cognitivo (4), por lo que su prevención, a través de intervenciones de enfermería específicamente dirigidas, debe ser tenida en cuenta.

Al margen de las necesidades físicas, es importante que los profesionales se interesen por conocer la situación social del paciente y derivar a otros profesionales (trabajadores sociales) para hacer frente a este tipo de necesidades cuando sea necesario, durante su estancia en los Servicios de Urgencias (4). Por otro lado, la continuidad de cuidados con Atención Primaria debe ser considerada antes del alta (5).

A pesar de que las personas mayores son grandes frecuentadores de los Servicios de Urgencias, son muchos los estudios que sugieren una importante brecha entre la atención prestada y las necesidades reales de los pacientes mayores cuando acuden a estos servicios (2,5).

La atención centrada en la persona ha sido descrita como uno de los pilares de la asistencia sanitaria de calidad (6). Para desarrollar un enfoque de estas características en los Servicios de Urgencia es necesario conocer y entender los puntos de vista de las personas mayores con respecto a la atención que reciben (5,6). Shankar et al (6), utilizando un enfoque meta-etnográfico, proporcionan una síntesis de evidencia acerca de cuáles son las necesidades y preocupaciones de la población geriátrica en Urgencias. Aunque algunas de ellas hacen referencia a la adición de recursos físicos adaptados a la edad geriátrica tales como sillones reclinables, la mayoría de las áreas requieren cambios en la cultura, actitud y práctica del personal que participa en el cuidado de las personas mayores en los Servicios de Urgencias (6). La identificación de estas necesidades y preocupaciones puede servir como base para la puesta en práctica de intervenciones enfermeras dirigidas a mejorar la prestación de la atención a las personas mayores. (5,6)

Así pues, dado el estado actual del conocimiento, se hace necesaria más investigación de calidad para identificar las intervenciones más eficaces para hacer frente a las complejas necesidades de las personas mayores en los Servicios de Urgencias, primer paso para alcanzar la excelencia en el cuidado de la población geriátrica en estos entornos de atención.

REFERENCIAS

1. Pearce S, Rogers-Clark C, Doolan J.M. A comprehensive systematic review of age-friendly nursing interventions in the management of older people in emergency departments. JBI Library of Systematic Reviews, 2011;9(20):679-726.

2. Shapiro SE, Clevenger CK, Evans DD. Enhancing care of older adults in the emergency department. Adv Emerg Nurs J. 2012 Jul - Sep;34(3):197 - 203.

3. Skar P, Bruce A, Sheets D. The organizational culture of emergency departments and the effect on care of older adults: a modified scoping study. Int Emerg Nurs. 2015 Apr;23(2):174 - 8.

4. Han JH, Zimmerman EE, Cutler N, Schenelle J, Morandi A et al. Delirium in older emergency department patients: recognition, risk factors, and psychomotor subtypes. Acad Emerg Med. 2009 Mar; 16(3):193 - 200.

5. Šteinmiller J, Routasalo P, Suominen T. Older people in the emergency department: a literature review. Int J Older People Nurs. 2015 Dec;10(4):284 - 305.

6. Shankar KN, Bhatia BK, Schuur JD. Toward patient-centered care: a systematic review of older adults' views of quality emergency care. Ann Emerg Med. 2014 May;63(5):529 - 550.e1.


Esta sección es posible gracias a nusetro acuerdo de colaboración con Centro Colaborador Español del Instituto Joanna Briggs (CCEIJB) para los cuidados de salud basados en la evidencia.

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.




 

ene

 

 

A MC Rosell. El que la conoció no pudo evitar enamorarse de ella.

El cuidado forma parte de la realidad y por tanto puede ser científicamente explicado: se puede aspirar a encontrar su qué y su porqué

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto donde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons